Autor de la página web

Autor de la página web

Información sobre el autor

Santiago de María, San Miguel, Sonsonate, Zacatecoluca

Celebración a Mons. Romero y Bendición de la Primera Piedra

En el contexto de la celebración del XXXI aniversario de la muerte martirial de Mons. Romero, la comunidad del Seminario Mayor Santiago Apóstol ha celebrado con diversidad de momentos especiales, para destacar la importancia del testimonio de Mons. Romero para nuestro proceso formativo.
ROMERO SEMINARIO.jpg

CHARLA SOBRE LA FIGURA DE MONS. ROMERO, COMO PASTOR DE LA IGLESIA

El P. Cándido Ramírez, párroco de Berlín, quien fue ordenado sacerdote el año de 1980, nos compartió una visión testimonial sobre la figura de Mons. Romero en su condición de pastor de la Iglesia.
100_8644.JPG
100_8654.JPG
100_8659.JPG

CANTANDO PARA MONS. ROMERO

En la tarde del día 24 de marzo, nos reunimos para cantar en honor a Mons. Romero. Los seminaristas demostraron su talento y su cariño para una de las figuras más importantes de la Iglesia Salvadoreña...
100_8698.JPG
100_8720.JPG
100_8725.JPG

LA CELEBRACION DE LA SANTA MISA

100_8765.JPG
100_8772.JPG
100_8774.JPG
100_8777.JPG
100_8783.JPG
100_8839.JPG
100_8843.JPG
100_8814.JPG

EL SANTO ROSARIO

Después de la cena, dedicamos un momento para la oración con el Santo Rosario. En cada misterio recordamos algunas palabras de Mons. Romero que no hicieron concentrarnos en los motivos para la oración...
100_8916.JPG
100_8919.JPG
100_8927.JPG
100_8917.JPG

OBRA DE TEATRO: EL ESPIRITU DE MONS. ROMERO

Para terminar la jornada, el grupo de teatro de la parroquia Santa María, Usulután, nos deleitó con una presentación teatral.
Veamos algunas escenas...
100_8956.JPG
100_8963.JPG
100_8966.JPG
100_8978.JPG
100_8980.JPG
100_8935.JPG
100_8938.JPG

BENDICION DE LA PRIMERA PIEDRA

El 23 de marzo, un día antes del aniversario de Monseñor Romero, hemos participado en la bendición y colocación de la primera piedra de la construcción del Nuevo Seminario, en la jurisdicción del municipio de California, Usulután.
Con la participación de sacerdotes y fieles laicos de las cuatro Diócesis que llevamos adelante el proyecto: San Miguel, Santiago de María, Zacatecoluca, Sonsonate.

La celebración fue presidida por los cuatro Obispos presentes: Mons. Cabrera, Mons. Bolaños, Mons. Morán y Mons. Mojica.
planos de la construcción
planos de la construcción

ALGUNAS IMAGENES DEL 23 DE MARZO

100_8349.JPG
100_8351.JPG
100_8372.JPG
100_8397.JPG
100_8431.JPG
100_8434.JPG
100_8440.JPG
100_8447.JPG
100_8449.JPG
100_8452.JPG
100_8455.JPG
100_8479.JPG
100_8487.JPG
100_8496.JPG
100_8508.JPG
100_8509.JPG
Invitamos a visitar el siguiente blog:

unidosporelseminario.blogspot.com

UN ARTICULO INTERESANTE

LA ESPIRITUALIDAD SACERDOTAL DIOCESANA DE ROMERO (Parte 1)
Pbro. Ramón O. Lara Palma
Seminario Santiago Apóstol

Cuando hablamos de espiritualidad nos referimos a la experiencia que vive una persona que se deja guiar por el Espíritu Santo. Sabemos que el Espíritu tiene la misión de configurar nuestra existencia según la medida de Cristo. En el lenguaje del pensamiento oriental se dice que el Espíritu tiene la misión de divinizarnos, o bien, de cristificarnos. El hombre espiritual es aquel que refleja en su vida la vida de Cristo y transparenta en toda su existencia la acción del Espíritu que lo configura progresivamente a Cristo. En ese sentido podemos decir que Monseñor Romero fue un hombre profundamente espiritual, porque su vida fue configurándose cada día más y más con Cristo, porque se abrió a la acción del Espíritu Santo que lo fue guiando y transformando en otro Cristo.
También la espiritualidad puede ser definida como el modo en que se vive y se manifiesta la acción del Espíritu Santo en la persona que intenta responder a la vocación que Dios le ha dado. Por eso se puede hablar de diferentes espiritualidades, porque diferentes son los modos en cómo se puede manifestar la acción del Espíritu en cada persona que busca dar respuesta a su propia vocación. De ahí que se pueda hablar de “espiritualidad sacerdotal”, o sea, vivir guiados según el Espíritu en la vocación sacerdotal (también se puede hablar de espiritualidad matrimonial, espiritualidad religiosa, espiritualidad laical, etc., o sea, vivir según la moción del Espíritu en cada vocación recibida). La espiritualidad sacerdotal, por tanto, no es otra cosa que la encarnación fiel del sacerdocio de Cristo bajo la acción del Espíritu Santo.
Para comprender mejor lo que es la espiritualidad sacerdotal es necesario recordar lo que es el sacerdocio. Sabemos que el sacerdocio es el oficio de propiciar el encuentro entre Dios y los hombres. El sacerdote es el mediador de lo sagrado. Sin embargo, sabemos que el único y verdadero mediador entre Dios y los hombres es Cristo, él es el único y sumo sacerdote. Si hay otros sacerdotes es porque estos participan del único sacerdocio de Cristo.
Ahora bien, para ejercer eficazmente esa función mediadora que es propia de Cristo, para ejercer el sacerdocio de Cristo, una persona debe tener un corazón sacerdotal como el de Cristo. Sabemos también que el corazón sacerdotal de Cristo es, ante todo y sobre todo, misericordioso y compasivo hacia los hombres, humilde y obediente hacia Dios. Entonces, tener una espiritualidad sacerdotal significa tener una experiencia de sacerdocio según el corazón de Cristo, o bien, que la persona llamada a ejercer ese sacerdocio mediante la acción del Espíritu Santo vive y actúa con un corazón capaz de tener misericordia y compasión para con sus hermanos y de tener total abandono y obediencia hacia Dios.
No hay duda que Monseñor Romero tenía un corazón sacerdotal como el de Cristo, o sea, un corazón misericordioso y compasivo para con sus hermanos, especialmente los más pobres, los que no tenían voz, y un corazón dócil y obediente hacia Dios, o sea, totalmente unido a Dios mediante una intensa vida de oración y vida de profunda interioridad. Por tanto, Monseñor Romero vivió una auténtica y verdadera espiritualidad sacerdotal.
Sin embargo, la espiritualidad sacerdotal de Monseñor Romero tenía una característica particular, y es la característica de la condición secular (diocesana) de su sacerdocio. Por eso es importante analizar la experiencia de la “espiritualidad sacerdotal diocesana” de Monseñor. Recalcamos en ello porque pareciera ser que el sacerdote diocesano carece de una espiritualidad que le sea propia. Algunos han afirmado que los sacerdotes diocesanos han vivido durante mucho tiempo dependiendo de espiritualidades prestadas. No obstante, hoy más que nunca podemos afirmar con toda claridad y con absoluta seguridad que los presbíteros diocesanos tienen una espiritualidad propia y original. Monseñor Romero es maestro de esa espiritualidad. Vayamos paso a paso.
Ante todo respondamos a una inquietud, ¿Qué es en definitiva la espiritualidad sacerdotal diocesana? ¿En qué consiste?
Por paradójico que parezca, en estos últimos tiempos los teólogos parecen estar de acuerdo en afirmar que la verdadera “espiritualidad sacerdotal” es la diocesana. El dilema teológico actual radica más bien en explicar la relación entre la experiencia espiritual del religioso, que pertenece a un instituto de vida religiosa, con su también experiencia de sacerdote. Se preguntan: ¿Es espiritualidad religiosa o es espiritualidad sacerdotal lo que vive el religioso que es también sacerdote? Porque ambas experiencias son dos modos de seguir a Cristo y de dejarse guiar por el Espíritu en el dinamismo cristificador. Por eso es que se ha llegado a la conclusión de que la verdadera espiritualidad sacerdotal radica en la experiencia diocesana. ¡Los sacerdotes diocesanos tienen su propia y genuina espiritualidad! ¿En qué consiste?
Para captar el sentido propio y distintivo de la experiencia espiritual del sacerdote diocesano es necesario comprender el significado de un concepto bastante reciente, el concepto “diocesanidad”. En pocas palabras podemos decir que la diocesanidad es la experiencia de la más genuina y profunda fraternidad sacerdotal entre el clero con su obispo, del clero entre sí, para luego pasar a la experiencia de comunión con el resto del pueblo santo de Dios presente en la diócesis. El eje en el que gira la diocesanidad es el obispo, él es, como lo decía Monseñor Romero, quien le da fisonomía propia a su diócesis. Es el pastor supremo de la diócesis y en torno a él gira la comunión entre los presbíteros y la comunión de los fieles laicos.
Esta diocesanidad puede palparse y realizarse concretamente sobre todo en la fraternidad sacerdotal, la caridad pastoral, la vida sacramental y la experiencia discipular. Tales experiencias son al mismo tiempo verdaderos cauces de genuina espiritualidad. Analicémoslas brevemente a la luz del testimonio de Monseñor Romero, pero en la próxima entrega.

Hasta la próxima.
A ESPIRITUALIDAD SACERDOTAL DIOCESANA DE ROMERO (Parte 2)

Pbro. Ramón O. Lara Palma
Seminario Mayor “Santiago Apóstol”

La espiritualidad sacerdotal diocesana es la fuente genuina y abundante que sacia y nutre la vida espiritual de cualquier ministro ordenado. En la primera parte dejamos por sentada la convicción de que la espiritualidad sacerdotal nace de la diocesanidad de la vida ministerial. Tal diocesanidad se manifiesta en la fraternidad sacerdotal, la caridad pastoral, la vida sacramental y el discipulado. Veamos cada aspecto con mayor detenimiento.

Fraternidad sacerdotal…o la espiritualidad de la comunión.

La experiencia de la fraternidad sacerdotal es el quicio de la diocesanidad del ministerio sacerdotal. No sólo es una experiencia humana sino una verdadera experiencia de gracia. Por eso la Presbyterorum Ordinis habla de una “fraternidad sacramental” (PO, 8). Esa experiencia fraterna entre los ministros nace precisamente del vínculo sacramental que une entre sí a los ordenados. Quien representa y posibilita ese vínculo de comunión es el obispo, con quien los presbíteros comparten la misión de ser pastores para las comunidades parroquiales a ellos confiados o en las otras instancias eclesiales en las que pueden ejercer su misión sacerdotal.
Puesto que si el grado de los presbíteros existe teológicamente sólo ligado a la misión del obispo, también debe haber entre ellos y el pastor supremo de la diócesis un ligamen vivencial y afectivo estrecho y profundo. De lo contrario habrá una especie de ruptura esquizofrénica en la vivencia del ministerio. Si no hay unión con el obispo difícilmente habrá unión con el resto del presbiterio y tampoco la habrá con el pueblo. El ministro que comienza a aislarse de su obispo y de sus hermanos sacerdotes está demostrando un serio problema humano y espiritual. La fraternidad sacerdotal es cuestión de vida o muerte en el ministerio ordenado. Quien se aísla muere vocacionalmente. La comunión da vida.
Precisamente dar fisonomía de comunión con el clero y con el pueblo fue algo que hizo a lo grande Monseñor Romero durante su ministerio episcopal en la arquidiócesis. Se dice que fue en tiempos de Monseñor Romero que el clero arquidiocesano estuvo más unido y compacto en torno a su obispo como nunca antes (con las normales excepciones obviamente). Por no hablar de la sintonía casi perfecta que mantenía Monseñor con el pueblo. El pueblo lo buscaba como los galileos buscan a Jesús, porque de él salían palabras de esperanza, porque tenía “un modo nuevo de hablar” (Lc 4,36), el modo de hablar de un corazón sacerdotal, lleno de amor y compasión para con el pueblo. Monseñor vivió y cultivó esa dimensión de la espiritualidad sacerdotal, que es también espiritualidad de la comunión.

Caridad pastoral… o la espiritualidad del martirio

La caridad pastoral constituye el principio interior y dinámico capaz de unificar las múltiples actividades del sacerdote. Ella reduce a unidad la oración y la acción, la vida interior y la vida práctica. Todo bajo un justo equilibrio. Sólo mediante la vivencia de una genuina caridad pastoral, que no es otra cosa que la encarnación del corazón de Cristo buen pastor, es que es posible llevar el ministerio hasta las últimas consecuencias: dar la vida por las ovejas, o sea el martirio. Por eso la caridad pastoral tiene una conexión directa con la espiritualidad del martirio. Y no necesariamente el martirio cruento, sino sobre todo el incruento, aquel morir poco a poco en el ejercicio fiel del ministerio en el cotidiano vivir.
En otras palabras, la dimensión martirial de la espiritualidad se caracteriza por ser una espiritualidad basada en el martirio de lo cotidiano, es decir, en la experiencia concreta de cada día y sus pequeños momentos de muerte y sacrificios con que se construye el cotidiano. Por eso la espiritualidad martirial implica: una vida profética (ser profeta y hacer profecía), una vida testimonial (testigo del ser: coherencia de vida, de fe, de convicciones) y una vida de esperanza (ser ministro de la esperanza: donde hay muerte se siembra vida, donde hay oscuridad se enciende la luz, donde hay desesperación se ofrece la fuerza de la esperanza) todo vivido en lo cotidiano.
Sobra decir que Monseñor Romero vivió al máximo esta dimensión de la espiritualidad sacerdotal. Su caridad pastoral lo llevó al grado máximo de esa caridad: el martirio. Primero con el martirio incruento de la incomprensión, del rechazo, la crítica, etc.; y luego con el martirio cruento, derramando su sangre y muriendo precisamente en el momento de la celebración del sacrificio por antonomasia: el sacrificio de Cristo. Es evidente que uno de los motores que movían toda la vida espiritual de Romero era ese amor por los últimos, por los marginados y siempre golpeados. Su corazón de pastor lo llevaba a ellos y con ellos sentía que el ser pastor era una misión fácil de realizar (“con este pueblo no cuesta ser pastor”, afirmaba). Por eso tenía siempre una palabra nueva, espontánea, fresca. Cuenta Monseñor Ricardo Urioste (un estrecho colaborador de Romero) que aunque Monseñor celebrase cuatro o cinco misas el mismo día, sus homilías eran todas distintas, siempre elocuentes, siempre claras: hablaba al corazón, pues eran palabras que salían de su corazón sacerdotal.

Vivir los sacramentos…o la espiritualidad sacramental

Además de la dimensión comunional y martirial, la espiritualidad sacerdotal diocesana se fundamenta en la experiencia de una intensa vida sacramental. El sacerdote vive del y para el culto, pero no es un funcionario del culto sino un “leitourgos” en el sentido etimológico de la palabra: un servidor que se une a la asamblea para rendir un culto participativo, pleno, consciente y activo. Como “leitourgos” tiene la misión de pontificar la bendición de Dios hacia el pueblo y de presentar el culto de alabanza que el pueblo devuelve a Dios en una dinámica de profunda gratitud y adoración.
En esa “munere” cultual el ministro ejerce por antonomasia su identidad sacerdotal. Cuando preside la asamblea en una acción litúrgica es cuando más identificado vive con Cristo sumo, eterno y único sacerdote. Por tanto, la celebración de cada uno de los siete signos sacramentales ofrece al presbítero la gran posibilidad de ser canal del torrente de gracia con que Dios inunda a su pueblo. En tal función el ministro no puede permanecer como una piedra sumergida en el río, inundada de agua pero sin que la frescura y la humedad penetren en su interior. Celebrando los sacramentos el ministro, como esponja sedienta, ha de empaparse de esa gracia con la que Dios inunda la vida del pueblo. El ministro, presidiendo y viviendo los sacramentos, es el primero en ser colmado de la gracia sacramental. Además, la experiencia de interioridad, de oración profunda y continua, entra en el campo de la “munere liturgicae”. En ese sentido es que hablamos de espiritualidad sacramental.
Igualmente sobraría decir que Monseñor Romero fue un verdadero liturgo (servidor del culto). Él celebraba la liturgia y se dejaba inundar por la gracia que abunda en cada momento celebrativo. No era funcionario del culto sino un verdadero instrumento de la gracia que Dios utilizaba para bendecir al pueblo. Con razón se puede decir que “Dios pasó por El Salvador en la persona de Monseñor” (Jon Sobrino). Basta recordar cómo eran las eucaristías dominicales de catedral de San Salvador para captar el grado de participación plena, consciente y activa con que participaba el pueblo. Además, Monseñor vivía personalmente una intensa vida sacramental y una proficua vida de oración. Los anales históricos testimonian que la mañana del 24 de marzo, día de su asesinato, lo primero que hizo Monseñor fue buscar a su confesor. No hay duda que Romero es modelo de la espiritualidad sacramental.

Discipulado…o la espiritualidad de la secuela

Por último, en esta identificación de los elementos que configuran la espiritualidad del sacerdote desde la diocesanidad, encontramos la dimensión discipular, o la “espiritualidad de la secuela”. Como bien sabemos, el episcopado latinoamericano reunido en la quinta conferencia, en Aparecida Brasil, propone el diseño de una vida cristiana en términos de discipulado. Cuando hablan del ministerio de los presbíteros lo hacen bajo el titulo: “Presbíteros, discípulos misioneros de Jesús Buen Pastor”. El gran giro eclesiológico que propició el Concilio Vaticano II dando prioridad a la condición de ser miembros del único “Pueblo de Dios”, que comparten la misma dignidad de ser bautizados, Aparecida lo complementa con la constatación de que todos somos fundamentalmente discípulos.
Por tanto, la condición de permanecer en un constante e intenso discipulado no sólo confirma la dimensión comunional de la espiritualidad, sino también resalta la dimensión fraterna y de radical igualdad que impera en la experiencia cristiana. Primero viene el hecho de ser pueblo de Dios, comunidad de discípulos, para luego pasar a la distinción de servicios y funciones. Además, esa dimensión discipular permite enganchar el aspecto permanente de la formación en la vida ministerial: siempre estamos a los pies del maestro, en actitud de escucha y disposición de secuela. En tal sentido, la formación permanente viene a ser parte de la vida espiritual del presbítero diocesano. Cuanto más intensa, integral, progresiva, metódica y dinámica sea la experiencia de la formación permanente, más intensa y profunda será la experiencia espiritual.
En este aspecto también Monseñor Romero resulta ser un verdadero modelo. Cuando afirmó que se “gloriaba de estar en medio de su pueblo y sentir el cariño de toda esa gente que mira en la Iglesia, a través de su obispo, la esperanza” (Hom. 25 septiembre 1977) no estaba sino afirmando lo que san Agustín en su momento decía a los fieles de Hipona: “para ustedes soy obispo pero con ustedes soy cristiano”. Por eso estaba claro que “el pueblo era su profeta” y que le enseñaban una verdad cierta, infalible en cuanto al creer, porque el pueblo posee el sensus fidei (Cf. Hom. 2 julio 1978). Además, con profundo espíritu colegial guió su arquidiócesis rodeándose de múltiples colaboradores. Eso manifestaba su profundo sentido de discipulado, pues siempre estaba en actitud de escucha como el discípulo a los pies del maestro. Por último, en esta dimensión discipular de la espiritualidad, Monseñor también mostró claras evidencias de seguir un continuo proceso de formación permanente. La reunión en la playa la mañana del 24 de marzo no era sino un momento fraterno, de compartir, de crecer con otros que comparten la misma secuela de Cristo. Romero encarnó, pues, un profundo espíritu de discípulo, o bien, una profunda espiritualidad del discipulado.
Estos cuatro ejes son elementos que dan fisonomía a la espiritualidad sacerdotal. Son indudablemente ejes de la espiritualidad sacerdotal diocesana. Es que por ser elementos distintivos de la espiritualidad sacerdotal no pueden sino ser elementos propios y característicos de la experiencia espiritual del presbítero diocesano, pues como hemos insinuado arriba, teológicamente la “espiritualidad sacerdotal” pertenece de suyo a la vida diocesana.
Insistimos, por tanto, que el clero diocesano no necesita remedar la espiritualidad de un carismático fundador que ha creado una escuela de espiritualidad (como la benedictina, la franciscana, la dominica, la jesuita, la salesiana, etc.) pues ellos ya tienen su auténtica espiritualidad. Claro que conocer otras escuelas de espiritualidad y beber de lo mejor de su néctar espiritual no hace mal a nadie. Lo que no se puede permitir es que los ministros diocesanos se sientan huérfanos de espiritualidad propia. Lo que necesitan es más bien vivenciarla, cultivarla y comunicarla. Monseñor Romero definitivamente es maestro de esta espiritualidad y no sólo un líder político como trasnochadamente un honorable diputado de la asamblea legislativa hace poco afirmó. Ojalá conociésemos más de Monseñor y honráramos su memoria imitándolo.

Romero de los pobres…Ora pro nobis.
Correo electrónico
Contraseña
Recieve news about this website directly to your mailbox
Por favor, reescriba el código anti-spam "6625"

Contador Gratis
¡Queremos vivir como verdaderos discípulos del Maestro!
Name
Email
Comment
Or visit this link or this one